Impresoras 3D de la E.T.S. de Ingeniería en la fabricación de dispositivos contra el COVID19

Algunas de las impresoras 3D de la E.T.S. de Ingeniería de la Universidad de Sevilla se han estado utilizando por parte de los alumnos en el periodo de confinamiento para la fabricación de viseras, “salvaorejas”, clips de acoplo, y adaptadores convertir máscaras de buceo en EPIs, entre otros.

En particular, se han fabricado las conocidas “viseras”, a las cuales se le fija una lámina de acetato, típico de las copisterías.

Por otro lado, los llamado salvaorejas, que permiten ponerse las mascarillas sin necesidad de que las gomas elásticas produzcan una continua presión en la parte trasera de las orejas, lo cual dañaba mucho la piel y molestaba a los sanitarios en su intensa lucha al tener que estar 24 horas con las mascarillas puestas. Estas piezas se han difundido masivamente, logrando así disminuir o hacer desaparecer el dolor.

También se han fabricado los clips, consistentes en dos piezas que permiten acoplar un lámina de acetato a una gorra de policía, siendo de fácil y rápida impresión, consiguiendo que el mayor número de cuerpos y fuerzas de seguridad estuvieran protegidos. Lograr esta velocidad de protección fue muy importante en el periodo más duro, y por eso cada día se hacían varias de entregas de estas piezas.

Otras piezas muy interesante que se ha impreso son los adaptadores para conectar máscaras de Snorkel (buceo) para servir como EPI o como respirador básico no invasivo. En concreto, el grupo de trabajo de alumnos Coronavirus Aljarafe, han fabricado unas 852 piezas, entregándose a la mayoría de los hospitales más importantes del país como son: Hospital Virgen del Rocío de Sevilla (5 piezas), Hospital La Paz de Madrid (66), Hospital de Mérida (37), Hospital Valle de Arán (12), Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres (40), además de destinarse también a algunas residencia de ancianos.

Las viseras y salvaorejas fabricadas con las impresoras 3D de la ETSI han ascendido a un total de 536 y 1270 respectivamente, entregándose a los hospitales Virgen del Rocío, Virgen Macarena, Virgen de Valme, San Juan de Dios, y SAE distrito Norte.

Hay que destacar la ayuda del Departamento de Ingeniería Mecánica y Fabricación  de la E.T.S. de Ingeniería de la US, y en concreto, a D. Jaime Domínguez Abascal, por haber hecho posible este trabajo.

                                            Por: Manuel Alejandro Moreno Cano